Requiem Romae

Acceptabis Julii nova sint sive antiqua pereunt

Febrero 49 a.C., año 460 de la República de Roma

Spqr

Después de esa extraña experiencia fueron a descansar en la posada que se encontraban. Alyx aprovechó que se pusieron a dormir para salir a testear sus nuevas habilidades, tuvo ciertos problemas con guardias pero si ya era una inagualable luchadora antes, ahora no tenía rival.

Al día siguiente unos guardias fueron a buscar al grupo de Marco Octavio, Tiberio Aquila y Alyx y los llevaron hasta la villa de Cnaeus Salvius. Quiso saber qué hicieron por la noche y si alguno de ellos había aceptado algún regalo y aunque quien lo había hecho había sido Alyx, el joven senador se culpó a él mismo. El gobernador le informó que no podía dejarlo marchar y que por la noche contactaría con los ancestros para solucionar la ‘corrupción’. Tiberio Aquila se preocupó por la situación e intentó usar su rango para usar las tropas establecidas en Volterra para ir contra el gobernador, pero eran tropas fieles y no consiguió los apoyos necesarios. Llegaron noticias de que en Corfinium el gobernador Lucio Domicio Enobarbo había cerrado las puertas a César y éste había puesto la ciudad bajo asedio.

Finalmente llegó la noche y dos personas fueron a ver a Marco Octavio: un hombre gordo llamado Macellarius Corbulo y otro hombre delgado que no se presentó. corbulo pidió de reunirse en privado con Marco Octavio. Una vez allí dentro le dijo que él no era un ancestro Julio, aunque en cierta manera si que lo era. Ahora habían visto que Marco Octavio no estaba protegido como se creían como estaba Julio César así que el hombre que estaba fuera, un ancestro Julio llamado Accius Julius Agapus, lo mataría. Macellarius los quería avisar pero el trío se lo tomó como una amenaza y lo atacaron, dejando paralizada a Alyx con una orden y huyendo. Marco Octavio salió por una ventana hacia el bosque dónde Gabhan lo protegió de su asesino.

Viendo que la situación era complicada partieron rápidamente hacia Roma, entraron de incógnito e intentaron averiguar cómo llegar a los túneles de la llamada ‘Camarilla’. Después de mucho buscar en unas catacumbas el sexto sentido de Tiberio se encendió y se pusieron alerta, después de un rato apareció Onisephoros que les dijo que aquél sitio era peligroso y no era para ellos. Los guió fuera y quedaron en verse en unos pequeños baños en los bajos de un couponae, allí les habló con acertijos pero dejó claro que por ahora Marco Octavio estaba en peligro y mejor que se marcharan.

Eso hicieron al día siguiente, no sin antes dejar un mensaje con brea ardiendo en el que decía: ‘Aceptad a los nuevos Julios o los antiguos perecerán’. Una provocación típica de MArco Octavio.

Al anochecer siguiente fueron hacia Corfinium viajando de noche con la ayuda y la protección de Gabhan. Al llegar allí César estaba seguro de la próxima rendición de Enobarbo, Marco Octavio y Tiberio Aquila explicaron lo que habían descubierto a César, el cual decidió no ir a Roma hasta haber derrotado a Pompeyo, así entrar con toda la gloria y el poder haciéndolo más difícil de atacar.

La noche siguiente por fin pudieron descansar (menos Alyx que se negó a dormir con los sirvientes y fue a dormir sola en el bosque). A la mañana siguiente Marco Octavio empezó a retomar sus quehaceres de questor y empezó a revisar los documentos sobre los gastos de las tropas de César (con una aburrida Alyx al lado), mientras Tiberio Aquila como Centurión Plus Prior revisó sus tropas y las puso en orden. Hacia la tarde un mensajero los informó que fueran a la tienda de César, allí estaba él con Lépido, Marco Antonio y Enobarbo que había presentado su rendición. César no iba a matarlo ni a saquear la ciudad, pero si que tomaría sus tropas para partir hacia el sur ya que Pompeyo estaba moviendo las suyas hacia Grecia desde Brindisi.

Por la noche hubo una pequeña celebración, allí Marco Octavio cortó una conversación entre Alyx y Marco Antonio, enterándose que eran antiguos amantes cosa que le sorprendió. Por la noche quiso que Alyx se quedara a dormir con él, descubriendo que la gladiadora germana tenía cierta fijación por la violencia y la sangre asociada al sexo. Mientras Tiberio Aquila fue visitado por un extraño general en negra armadura acompañado de un sacerdote. Se presentaron como ancestros y le explicaron que precisaban de su ayuda para llevar a Marco Octavio a Roma dónde se decidiría qué hacer con él, los augures habían predicho que Cayo Octavio, su hermano pequeño, al frente de su familia traería la estabilidad a Roma después de la época de inestabilidad que se estaba enfrentando Roma. Tiberio Aquila aceptó la responsabilidad y más aún cuando le dijeron que si no iban a Roma los ancestros Julios cazarían a Marco Octavio y lo matarían sin poder defenderse. Las dos figuras eran Agripa Cocceius y el sacerdote, Aulus Aquila, hermano pequeño del bisabuelo de Tiberio.

El centurión corrió a la tienda de Marco Octavio, dónde estaba recuperándose del encuentro pasional con Alyx (la cual yacía durmiendo tranquila en la cama) y le explicó lo que había pasado. Marco Octavio en parte por su curiosidad y en parte porque estaba cansado del juego en el que se había visto envuelto, aceptó. Fueron a ver a Cayo Julio César y partió hacia Roma.

Una vez allí fueron a ver a Onisephoros en los baños, tal como habían quedado. Antes habían ido a despedirse de sus familias, un momento muy duro para ambos. Así que el griego les llevó hacia la colina Capitolina y se adentraron por unos túneles secretos de allí, avisándoles que ningún vivo entraba ni salía de allí. Una comitiva de extraños soldados romanos los lelvó por los túneles pobremente iluminados pero que parecía una ciudad bajo la viva ciudad de Roma.

Los llevaron hasta una gran sala parecida a la del senado de Roma, llamada la Camarilla. Allí habían hombres y mujeres como si fueran senadores y unos cuantos se acercaron a los dos hombres (Alyx fue puesta a un lado por Onisephoros):
- Acilia Julia, una mujeres bajita de unos 40 años con sonrisa burlona.
- Ligeia, una mujer alta y delgada que su rostro no msotraba ninguna emoción, posiblemente griega.
- Macellarius Corbullo.
- Quintus Julius Candidius, un hombre con una rica armadura de proconsul.
- Faustus Sepunius, un niño de 13 años presentado como Pontifex Maximus.

Allí se le dejó escoger a Marco Julio César (Marco Octavio ya había revelado que era heredero de Cayo Julio César) entre morir e ir al Hades, convertirse en un ancestro Julio o convertirse en un ancestro no romano por la mano de Eanthes. Marco Julio, orgulloso como estaba de su sangre aceptó convertirse en un ancestro Julio aunque eso implicaba estar 30 años al servicio y las órdenes de Acilia Julia. A Tiberio Aquila se le ofreció una opción similar y quiso ser también un ancestro familiar por mano de Aulus Aquila. Onisephoros le ofreció el poder a Alyx y ella aceptó sin dudarlo.

Así pues hicieron un ritual con cánticos e inciensos alrededor de Marco y Tiberio, les quitaron la ropa y les llevaron a una gran sala roja con una piedra roja en forma de sarcófago. Allí fueron desangrados y alimentados con la sangre que les convirtió en no-muertos.

Por otro lado Alyx fue llevada a una piscina de sangre, parecía que era muy del gusto de Onisephoros, y allí ambos se desnudaron y mientras mantenían una violenta relación pasional él la desangró y la convirtió.

Comments

DasyrchTimekiller

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.